Información telefónica
Adminfacil.es es un sitio independiente e informativo que no facilita cita previa con ninguno de los organismos en él incluidos.

Certificado de defunción: cómo y donde solicitarlo

El certificado de defunción es el único documento oficial que acredita el fallecimiento de una persona. Es necesario para poner realizar trámites muy diversos  como gestionar la pensión de viudedad, proceder al entierro o a un traslado de nicho, cancelar una cuenta bancaria o acceder a las prestaciones del seguro de vida de la persona fallecida o a su herencia.

Al igual que ocurre con los nacimientos o los matrimonios, los decesos también han de quedar inscritos en el registro civil correspondiente. A la hora de solicitar un certificado de defunción hay que tener en cuenta para qué es requerido, porque pueden ser de varios tipos, cada uno válido para una finalidad y unas circunstancias específicas.

Tipos de certificados de defunción

Existen dos clases de certificados de defunción:

  1. Certificados positivos. Son los que confirman el hecho del fallecimiento. A su vez puede ser:
  • Extracto. Es el más solicitado porque es válido para múltiples gestiones. Como indica su nombre, es un resumen de la información sobre el deceso contenida en el registro civil. Según el idioma en el que esté redactado se clasifican en:
  • Ordinarios: expedidos en lengua castellana en aquellas comunidades autónomas que solo tienen esta lengua como idioma oficial.
  • Bilingües: redactados en castellano y en las lenguas oficiales de las comunidades autónoma (gallego, vasco y catalán).
  • Internacional o plurilingüe: Se expide en el idioma oficial de los países firmantes del Tratado de Viena de 1976 y tiene validez en todos ellos. Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Portugal, Suiza, Polonia, Rumanía, Moldavia son solo algunos de los países firmantes del tratado.
  • Literal. Es un certificado más extenso porque es una copia literal de la inscripción en el registro, con todos los datos relativos a la persona y a las circunstancias del fallecimiento.
  1. Certificados negativos. En ocasiones lo que se necesita es demostrar que alguien continúa vivo. Ocurre, por ejemplo, en el caso de las prestaciones sociales para evitar fraudes y ratificar que efectivamente las está recibiendo la persona a la que están destinadas. Este certificado acredita que una persona no está inscrita como fallecida.

Quién lo expide 

A la hora de solicitar un certificado de este tipo hay que tener claro dónde se inscribió el deceso. Normalmente se hará en el registro civil municipal donde haya tenido lugar el fallecimiento. Si el lugar exacto se desconoce (por ejemplo en casos de muerte violenta), la inscripción se hará en el registro correspondiente al lugar donde se encontró el cadáver o en el del sitio donde se vaya a proceder al entierro. Los certificados de defunción de personas fallecidas en el extranjero, que hayan sido inscritos en consulados y embajadas con posterioridad a 1870, tendrán que solicitarse en el registro civil central.

Quién puede solicitarlo

Son los correspondientes registros los únicos organismos que pueden expedir estos certificados y los puede solicitar cualquier ciudadano, aunque lo normal es que lo haga aquel que tenga un interés legítimo. Hay que tener en cuenta que existen algunas excepciones en las que, por ley, no pueden hacerse públicos una serie de datos sin autorización previa (por ejemplo temas relativos a filiación adoptiva, cambio de sexo, legajo de abortos).

Cómo solicitar el certificado de defunción 

Si necesitas obtener un certificado de defunción hay tres vías para solicitarlo:

  1. De manera presencial. Acudiendo al registro en el que haya sido inscrito el fallecimiento con el DNI de quien solicita el certificado. Deberás indicar el nombre y apellido de la persona fallecida y la fecha y el lugar de su muerte. Si además conoce el número de tomo y de folio de inscripción, ayudarás a agilizar el trámite. En algunos casos tendrás que ir a recogerlo al propio registro y en otros puedes solicitar el envío por correo.
  2. Por correo ordinario. Dirigiéndote por carta al registro correspondiente indicando tus datos personales junto a nombre y apellidos y fecha y lugar de nacimiento del fallecido. Debes especificar la dirección donde deseas recibir el certificado e indicar un teléfono de contacto.

Cómo solicitar el certificado de defunción por Internet

La tercera opción, y más cómoda, es pedir el certificado online. Puedes solicitar el certificado on line solo en el caso de registros civiles que estén informatizados. En la sede electrónica del Ministerio de Justicia tienes un listado que recoge los registros civiles que ya ofrecen este servicio (cada vez más). Para hacer la solicitud no necesitas certificado digital. En la sede electrónica tienes el modelo de solicitud del certificado de defunción.

En él debes indicar los datos de la persona sobre la que se pide la certificación. El formulario especifica que, además del nombre del fallecido, han de rellenarse, bien el apartado correspondiente al nombre de sus progenitores o bien el número de tomo y página del registro. Si aportas ambos datos, mejor. También deben constar los datos del solicitante y quedar detallado el tipo concreto de certificado que se demanda.

Cuánto tarda el certificado de defunción

Tanto las inscripciones en el registro civil como los certificados que expide son de carácter gratuito (de momento).

En cuanto al tiempo de tramitación, es muy variable porque depende de cada registro, de si están informatizados o no y del ritmo de trabajo de cada uno de ellos. El tiempo medio estimado suele oscilar, entre los 2 -3 días, hasta los 15.

Recuerda que para agilizar la tramitación es importante aportar el mayor número de datos posibles, incluyendo nombre, fecha y lugar de nacimiento y de defunción y tipo de certificado que se solicita.

Cómo pedir el Certificado de Fé de Vida y Estado Civil

Obtener el certificado de fe de vida y estado es un trámite personal que resulta necesario realizar en determinadas ocasiones muy concretas. Se requiere, por ejemplo, para contraer matrimonio (se le llama popularmente certificado de “soltería”), para recibir una pensión de la Seguridad Social, sobre todo si se reside en el extranjero, o para intervenir en distintos actos jurídicos, como reclamar los posibles derechos sobre una herencia de alguien que se hubiese considerado desaparecido o fallecido. Se trata de un documento oficial que acredita dos circunstancias:

  1. La confirmación de que una persona está viva.
  1. El estado civil: soltero/a viudo/a o divorciado/a. Queda excluida la circunstancia de estar casado, ya que, para acreditar este hecho, habría que solicitar un certificado de matrimonio. No existe “fe de casado”.

El certificado de fe de vida y estado puede ser requerido por cualquier organismo que considere necesario confirmar la existencia de una persona y su estado civil. Es habitual que la Seguridad Social lo exija en el caso de pensiones a las que tienen derecho personas muy mayores para evitar, con este requisito, posibles fraudes.

Este certificado también es importante en el caso de personas que residen en el extranjero y necesitan realizar algún tipo de gestión con la administración española. Es la manera de demostrar que efectivamente son ellas las que solicitan o reciben una determinada prestación.

Quién expide la fe de vida

Es el encargado del registro civil correspondiente al domicilio del solicitante quien expide y firma la fe de vida. Por delegación, también los juzgados de paz están habilitados para realizar este trámite. En este caso, es el juez quien otorga y ratifica el certificado.

Si se trata de ciudadanos españoles residentes en el extranjero, para su obtención, deberán dirigirse a los registros civiles consulares del país en el que se encuentren. Del mismo modo, los extranjeros que viven en nuestro país, deberán dirigirse a los consulados de sus respectivos países para obtenerlo, ya que, los registros españoles solo otorgan este certificado a ciudadanos de nacionalidad española.

Quién puede solicitar la fé de vida

Cualquier persona, española y mayor de edad, que considere que necesita este certificado puede pedirlo, pero debe tener en cuenta que la única manera de solicitarlo es de forma presencial, ya que, sin duda, se trata de un certificado de características especiales. En este caso particular, ni el correo ordinario ni el trámite on line, servirían para confirmar que, efectivamente, una persona está viva.

La vida se acredita justamente al presentarse el interesando en el registro civil correspondiente, aunque también puede hacerlo mediante un acta notarial de presencia (debe acudir ante notario para que éste, como fedatario público, confirme su existencia).Por su parte, el estado civil se acredita por declaración jurada, declaración solemne, o también mediante acta de notoriedad (nuevamente se exige la intervención del notario).

Documentación necesaria, costes y tramitación

Si necesitas un certificado de fe de vida y estado, lo más sencillo es acudir al registro civil correspondiente a tu domicilio habitual, preferentemente con cita previa. Deberás aportar el DNI y, según los casos, el Libro de familia.

Si quien requiere el certificado no pudiese acudir personalmente por enfermedad o por tratarse de una persona impedida o muy mayor, podrá presentarse otra en su lugar aportando fotocopias tanto de su DNI como del DNI del interesado. La solicitud en nombre de otro siempre deberá ir acompañada de un certificado médico reciente (antigüedad máxima 15 días) o de cualquier otro documento que demuestre la situación de imposibilidad de acudir del interesado.

Por último, en el caso de personas que residen en el extranjero pero que necesitan este certificado, por ejemplo para recibir una pensión de la seguridad social española a la que tienen derecho, deberán acudir al registro del Consulado General de España del país en el que viven. No está demás recordar que los ciudadanos españoles en esta situación, deben presentar este certificado de forma anual, en los tres primeros meses del año.

En la mayoría de los casos, los registros expiden el certificado de estado y fe de vida de manera inmediata, aunque algunos pueden tardar varios días, dependiendo de la gestión y de la cantidad de trabajo de cada uno de ellos. El trámite de solicitud y obtención es gratuito.

 

Comunicar el cambio de domicilio ante la administración: DNI y todos los trámites

Cuando se efectúa un cambio de domicilio de la vivienda habitual, el ciudadano tiene obligación de comunicarlo a determinados organismos de la Administración y, aunque no es obligatorio, es muy conveniente hacerlo también a entidades o empresas con las que se mantiene algún tipo de relación, sea ésta contractual o de cualquier otra índole.

Los trámites para comunicar el traslado de residencia hay que hacerlos tanto cuando se compra un piso o una casa como primera vivienda, como cuando se alquila para vivienda habitual, y tantas veces como se cambie de domicilio. Es recomendable informar de esta situación lo antes posible para evitar desajustes posteriores.

Existe la obligación de comunicar el cambio de domicilio ante:

  • Ayuntamiento (Padrón Municipal del Ayuntamiento).
  • Hacienda (Agencia Estatal de Administración Tributaria)
  • Dirección General de la Policía (DGP) donde expidan DNI.

Sigue leyendo