Cómo gestionar un divorcio legalmente



Para llevar a cabo un divorcio en España, el único requisito obligatorio es que hayan pasado tres meses desde el matrimonio. Una vez se cumple con este condicionante, son diferentes las formas de gestionar este proceso de forma legal.

Si estás pensando o has decidido tramitar un divorcio en España, en este artículo encontrarás toda la información relativa a: cuál es el procedimiento a seguir, que asesoramiento legal necesitas y qué documentación se requiere.

Antes de seguir, y si ya tienes clara tu decisión, te informamos que puedes encontrar abogados especializados en divorcios y en Derecho de Familia en Madrid y en otras ciudades de España a través de este enlace.

Lee detenidamente los siguientes pasos y recomendaciones y sigue todos los cauces legales para evitar problemas económicos, personales y emocionales innecesarios.

Abogados de divorcio en España

¿Qué tipo de divorcio vas a seguir?

Lo más importante para saber cómo gestionar un divorcio legalmente en España es tener claro si este trámite se va a llevar a cabo de mutuo acuerdo o contencioso.

El divorcio de mutuo acuerdo siempre es la opción más conveniente ya que se trata de un procedimiento más rápido, barato y con menos repercusión legal y emocional tanto para ambas partes como para los hijos (en el caso de tenerlos).

No obstante, en los casos en los que las dos partes implicadas no puedan llegar a un acuerdo que les deje satisfechos o simplemente no quieran contemplar esta opción por cualquier motivo, siempre pueden realizar un divorcio contencioso.

Aunque esta vía es menos recomendable, por la carga emocional y por lo que se alarga el proceso, muchas veces el divorcio contencioso es la mejor y única opción.

Escoger el asesoramiento legal adecuado

Todo divorcio, ya sea de mutuo acuerdo o contencioso requiere de un abogado especializado en Derecho de Familia, ya que es fundamental garantizar la legalidad y el mayor beneficio posible para las partes implicadas.

Al tratarse de un proceso que puede tener consecuencias a corto, medio y largo plazo, se recomienda no escatimar en medios y asesoramiento legal a la hora tramitar un divorcio, ya que puede haber aspectos importantes en juego que pueden tener un gran impacto: uso de la vivienda familiar, pago de pensiones, custodia de hijos, etc.

Ahora bien, en caso de tratarse de un divorcio de mutuo acuerdo, únicamente se requerirá de un abogado para ambas partes y un único procurador (ya sea ante notario o ante un juez).

Por el contrario, en el divorcio contencioso cada una de las partes implicadas debe disponer de un abogado propio y estar representados por un procurador distinto.

En los casos en los que no se llega a un acuerdo entre los implicados pero se quiere evitar un proceso de divorcio contencioso, resulta imprescindible la figura del mediador familiar.

El procedimiento a seguir para divorciarse

Cuando se trata de un divorcio de mutuo acuerdo, el abogado contratado será el encargado de redactar el convenio regulador que regirá este proceso y las opciones serán las siguientes:

  • Procedimiento judicial. La demanda de divorcio y el convenio regulador serán presentados por el abogado en el juzgado correspondiente y se precisará de un procurador que represente a las dos partes en el proceso. Si el juez o el letrado están conformes, el convenio regulador será aprobado y se efectuará el divorcio.
  • Procedimiento extrajudicial. En caso de que no haya hijos menores o dependientes de por medio, las partes implicadas podrán tramitar el divorcio de mutuo acuerdo a través de un notario. El abogado tendrá que presentar el convenio regulador en la notaría y el fedatario público será el encargado de vigilar los acuerdos.

En caso de que no se llegue a un acuerdo, la única vía para evitar el divorcio contencioso será a través del citado anteriormente proceso de mediación.

El mediador familiar será el encargado de asistir a ambas partes y hacer que lleguen a un acuerdo de conformidad. Una vez alcanzado el acuerdo, los cónyuges tendrán que acudir al abogado especializado en divorcios y seguir los pasos citados más arriba.

Si finalmente se opta por tramitar un proceso contencioso, la demanda de divorcio será presentada únicamente por una de las dos partes implicadas, la cual estará representada por un procurador y asistida por un abogado.

No se realizará ningún convenio regulador en este procedimiento y en la demanda se deberá incluir las medidas relativas al régimen de visitas, el uso de la vivienda, etc.

El otro cónyuge recibirá la demanda de divorcio y tendrá un plazo de 20 días para contestarla, para lo que también resultará necesario un procurador y un abogado que le guíen en el proceso.

Una vez escuchadas a las dos partes, el juez dictará sentencia reconociendo el divorcio y estableciendo las medidas que deberán cumplir los implicados.

Contar con la documentación requerida para el divorcio

Cuando hayas definido y llevado a cabo los pasos anteriores, tendrás que asegurarte de disponer todos los documentos necesarios para tramitar el divorcio:

  • Certificado de matrimonio válido en España (puede ser apostillado si se efectuó en otro país).
  • Certificado de nacimiento de los hijos (si los hubiera).
  • Certificado de empadronamiento de las dos partes (puede no ser requerido).
  • Escrituras o pruebas que demuestren la propiedad de bienes muebles e inmuebles.
  • Certificados bancarios relativos a cuentas corrientes, hipotecas, préstamos personales o conjuntos, etc.

A tener en cuenta: dependiendo del divorcio, es posible que el juez o las partes legales implicadas soliciten algún tipo de documentación adicional.

Compartir
También te interesará
Esta entrada se publicó en Trámites y está etiquetada con .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *